Es cierto que la tecnología es una parte fundamental de nuestras vidas y que a veces no podemos separarnos. Otro factor que nos resulta preocupante es la influencia que tiene sobre los más pequeños.

 

 

 

Esta vez, gracias al rápido accionar de un niño de 4 años y la facilidad que tienen hoy en día para manejar artefactos electrónicos, una mujer fue salvada. 

 

Luca, de 4 años, aprendió en el colegio como actuar ante situaciones de emergencia y la vida lo puso a prueba. Su mamá padece diabetes, tuvo problemas con la insulina y se descompensó. Ante esa situación, agarró el celular de su mamá, lo desbloqueó y llamó al Centro de Emergencias de Castilla y León a través de la línea 112.

 

 


"Mi mamá está mal, ¿podés venir? Es que no se puede levantar, está tirada en el piso", contaron desde el Centro de Emergencias. Además, el pequeño llamó para seguir el recorrido de la atención médica que iba camino a su casa.