El mediocampista coreano Lee Sang-Min, fue el protagonista de una impactante caída, tras disputar una pelota dividida con un defensor de Zambia, en el partido amistoso previo al Mundial Sub 20.

 

Después de ver del brutal impacto, uno de sus compañeros se percató de la gravedad y corrió a socorrerlo mientras esperaban la llegada de la ambulancia.

 

La goleada de los coreanos por 4-1 quedó apañada por una durísima lesión dentro del área rival. Después de chocar contra un rival, cayó desplomado sobre el césped.

 

La rápida reacción de Jeong Tae-Wook le salvó la vida, ya que intentó reanimarlo haciéndole respiración boca a boca durante el tiempo que tardaron en llegar los paramédicos.

 

Bajo un clima de preocupación, tanto dentro como fuera de la cancha, lo cargaron en la ambulancia y lo llevaron directo a un hospital. Posteriormente se conoció el parte médico, Sang-Min había sufrido una fractura en el cuello, la cual lo apartará tres meses del terreno de juego.

 

El encuentro terminó en goleada del equipo asiático, quien se prepara de la mejor manera para afrontar el torneo mundial como local a partir del 20 de mayo.

 

Fuente: Infobae