Un preso intentó escapar de una cárcel de Río Negro escondido en un carrito de bebé, pero fue descubierto por los guardias del penal.

 

El insólito hecho ocurrió este fin de semana en el Penal Nº 1 de la ciudad de Viedma, donde llegó una pareja con un bebé en un cochecito para visitar al preso que intentó huir. 

 


A la hora de retirarse, el hombre y la mujer lo hicieron de manera sospechosa por lo que al ser consultados por el personal de guardia se pusieron nerviosos, según informó el diario Río Negro.

 

Cuando estaban saliendo el penal, una de las ruedas del carrito se trabó sobre el piso de tierra y allí los guardias vieron que dentro del cochecito estaba escondido el interno identificado como Lucas Ezequiel Giménez Pazos.

 

El joven es conocido por varios hechos delictivos como el violento robo a un anciano y una posterior huida de la que fue recapturado en inmediaciones de la ciudad bonaerense de Miramar.

 

Los efectivos del Servicio Penitenciario detuvieron al hombre -Ricardo Servidio, de 32 años- que buscó sacar a su allegado, en tanto que se notificó a su acompañante Natalia Andrada de la causa por intento de facilitación de fuga.