El hecho ocurrió en San Diego, en el estado de California en los Estados Unidos. La policía buscaba intensamente a una persona acusada de haber golpeado a otra con una piedra en el craneo.

 

Tras rodearlo, el malhechor decidió entregarse. Por lo que intentó cruzar una reja. Al hacerlo quedó enganchado por detrás y uno de los oficiales debió romper su ropa para quitarlo de esa vergonzosa situación. 

 

Mirá las imágens publicadas por ABC News.