Una mujer de Portland, Oregon debió ir de urgencia a un hospital luego de vivir una experiencia desagradable con una de sus mascotas: una serpiente que tiene alegremente viviendo en su propiedad se le metió en un incómodo orificio.

 

Ashley Glawe es fanática de los piercing y también de las pitón. Adquirió uno hace pocas semanas al bautizó Bart. Una mezcla que en las últimas semanas no resultó una idea apropiada.

 

 

En un descuido, mientras Bart reptaba por el cuerpo de su querida dueña, el intrépido animal comenzó a filtrarse en el orificio del lóbulo de su oreja, agrandado con un expansor. Sin embargo, la pitón quedó atrapada allí y nadie pudo sacarla.

 

De urgencia, Ashley debió recurrir a un hospital para que trataran de sacarle el incómodo animal de su oreja. "Por lejos, fue uno de los momentos más locos de mi vida. Fui a la sala de emergencias porque mi pitón decidió quedar trabado en mi lóbulo", contó la joven en su perfil de Facebook.

 

 

"Sostenía a mi serpiente cuando vio un agujero, que resultó ser el maldito lóbulo de mi oreja, y creyó que sería una gran idea pasar a través de él", relató Ashley quien compartió las imágenes sobre el desagradable momento en el Hospital Adventista de Portland.