Las casas antiguas suelen tener historias y objetos que se remontan a varias décadas atrás, pero esta pareja estadounidense no esperaba encontrarse con más de 60 botellas de whisky ocultas en las paredes que datan de la época de la prohibición.

Nick Drummond y Patrick Bakker compraron una casa en el pequeño pueblo de Ames en Nueva York, pero no contaban con lo que descubrirían casi un año después haciendo remodelaciones en las paredes de su nuevo hogar.

La casa en la que ahora viven fue propiedad de Adolph Humphner, el llamado “Hombre Misterioso del Valle Mohawk”, el cual se creía que era contrabandista de alcohol durante el tiempo que duró la ley de prohibición del alcohol en Estados Unidos.

El arquitecto de 30 años (Nick)  y el florista de 29 (Patrick) estaban haciendo remodelaciones y quitando decoraciones antiquísimas cuando de repente una especie de bolsa cayó sobre ellos, “Al principio asumí que era aislamiento o algo así”, dijo Drummond.

Extrañados, procedieron a investigar el “paquete” y al abrirlo encontraron que contenía seis botellas de whisky Old Smuggler con fecha de 1923. Pero por si eso no era poco, resulta que toda la pared del living tenía paquetes escondidos en lo largo de la misma.

Ahora buscando más escondites, dieron con una escotilla ubicada bajo las maderas del piso. Hasta el momento encontraron 66 botellas de las cuales 15 están todavía llenas.

Lo primero que hicieron fue buscar una casa de antigüedades e intentar tazar el valor del tesoro que hallaron. Una casa de subastas calculó que cada botella podría costar entre $ 500  y $ 1,000 dólares.

Si bien la mayoría de botellas estaba vacía la joven pareja decidió que donaría algunas a un museo de historia pero que “¡tenemos que quedarnos con una botella llena para probar!”.