Víctima de la violencia de género, la brutal historia de Melissa Dohme (25) finalmente tuvo un final feliz. En 2012, su ex novio la atacó y la apuñaló en 32 ocasiones. Uno de los primeros en acudir en su ayuda fue el paramédico y bombero Cameron Hill (42). Le salvó la vida: se pusieron de novios, se comprometieron en un partido de béisbol, y este mes intercambiaron los anillos.

 

Tras el ataque, Melissa Dohme quedó en terapia intensiva.

 

Melissa vive en Clearwater (Estados Unidos). Cuando fue atacada tenía 20 años, era estudiante, y trabajaba en la recepción de un hospital. Según lo informado por la BBC, la joven salía con un chico que había conocido en la secundaria, al que definía como "encantador y divertido". Hasta que cambió su comportamiento y se puso muy celoso cuando ella empezó a postularse para ingresar a la universidad. Melissa trató de dejarlo, pero él amenazó con suicidarse. La joven sufrió abusos físicos y lo denunció por violencia.

 

El 24 de enero de 2012, el muchacho la llamó a las 2 de la madrugada. Le dijo que sólo quería un abrazo. Ella cometió el error de ir hasta su casa, donde él la esperó con una navaja en la mano. La apuñaló una y otra vez. Cameron Hill fue uno de los hombres que ayudó a trasladar su cuerpo ensangrentado desde una ambulancia hasta un helicóptero, en un operativo que le salvó la vida.

 

 

Una vez recuperada, la joven decidió dedicar parte de su tiempo a la lucha contra la violencia de género. Mientras daba su testimonio en una iglesia, la sorprendió la presencia de dos paramédicos que habían acudido en su ayuda durante el ataque de su ex. Uno de ellos era Cameron. Le dejó su número de teléfono y la invitó a cenar. Tras varias citas, se convirtieron en pareja.

 

 

Otra gran sorpresa que recibió Melissa fue en mayo de 2015. Su novio le propuso casamiento frente a miles de personas, cuando ella lanzó la primera bola antes de un partido de béisbol del Tampa Bay Rays, en Florida. Lo hizo como parte de su campaña de lucha contra la violencia de género, sin imaginarse lo que había preparado Cameron. Se acercó para darle una pelota, que tenía escrita la frase: "¿Querés casarte conmigo?".

 

La ceremonia se concretó el último 4 de marzo, de día y al aire libre. Además de amigos y familiares, asistieron otros paramédicos, policías y cirujanos que acompañaron a Melissa cuando estuvo al borde de la muerte. “Fue un momento cíclico. Pasé el peor y el mejor día de mi vida con Cameron", dijo a la revista People. “Fue hermoso. Me casé con la chica de mis sueños", agregó Hill. Y concluyó: "Su fuerza fue increíble. Fue lo primero que me hizo enamorarme de ella".

 

 

One of my most favorite moments �� #FirstLook #onehillofawedding

Una publicación compartida de Melissa Hill (@melissadohme) el