Celia tiene 73 años y hace un tiempo los médicos le dijeron que tiene Alzheimer. Fue un impacto muy duro para toda la familia, y su hijo tuvo una idea genial para ayudarla a no olvidar.

 

 Claudio Migliorisi , un ingeniero mendocino, contó que no se acuerda cuándo se le ocurrió la idea de filmarla, pero sí notó que cada vez que le mostraba un video Celia se sentía mejor. "Lamentablemente no hay cura para esta enfermedad, y todo lo que yo pueda hacer para ayudarla lo haré", detalló su hijo.

 

 

"Habíamos notado detalles pero se los atribuíamos a cosas que les pasan a los viejos, como no saber a dónde quedó el monedero y esas cosas. Después instalamos cámaras de seguridad en casa de mi mamá y ahí nos dimos cuenta del avance de la enfermedad. Vimos muchas actitudes raras", dice Claudio o Nano, como le dicen sus amigos. 

 

 

"Cuando nos enteramos fue un momento de desesperación. Decidí preguntar por un tratamiento milagroso por Facebook. Ver si alguien tiraba algún tratamiento no convencional. Me llegaron cientos de ideas de gente que conozco y de desconocidos. Fue una revelación". 

 

Con recomendaciones y sus propias ideas el uno de enero de 2018 Nano subió una foto junto a su madre, a Facebook. Ese día comenzaron a jugar una final del mundo contra "El alemán". Palo a palo, gol a gol.

 

 

 

Los tantos a favor llegan cuando Claudio logra captar a través de una foto o un video un momento en el que ella está bien, por ejemplo: Celia baila al ritmo de una cumbia o un reggaetón. Pero si  la enfermedad hace de las suyas, es un gol en contra.

 

"Soy futbolero y lo de los goles me salieron solos. Por ahí, en la calle, la gente me pregunta cómo va el partido o cómo va a salir. Algunos se emocionan, o me dicen que miran los videos en familia los fines de semana. Las palabras de aliento, la risa de otros, eso es lo bueno", señala Claudio, que recibe -tras decir a su madre ¿y el mate petisa?- otro mate amargo de Celia.