Tras varios días de intensas lluvias, la autopista Huyu, que conecta las ciudades de Shanghái y Chongqing, estaba muy resbaladiza. Uno de los túneles que están aproximadamente en la mitad del camino tenía además la calzada reducida por obras, lo que hacía aún más peligroso el viaje.

 

En ese contexto, un camión que transportaba autos hacia una concesionaria entró demasiado rápido y perdió el control al tratar de frenar. Lo mismo le ocurrió al que venía detrás, que impactó contra una de las paredes y terminó bloqueando el camino.

 

Dos automovilistas llegaron a frenar a tiempo. El segundo de ellos se bajó de su vehículo y salió corriendo para alertar a los conductores que venían detrás. Trágicamente, en su intento de ayudar a otros terminó perdiendo la vida.

 

El hombre, que avanzaba por un costado del camino, debió saltar hacia el carril habilitado para esquivar a una camioneta que avanzaba a toda velocidad. Un camión venía en esa dirección, pero muy despacio, de modo que estuvo a punto de cruzar al otro lado ileso. Sin embargo, un segundo camión que venía por detrás embistió al primero, que acabó arrollando al hombre. Murió en el acto.