Cuando la tragedia parecía acechar, un milagro se produjo para un bebé de cinco meses que fue enterrado vivo por un hombre drogado, y que fue rescatado nueve horas después “exhausto y deshidratado” en Estados Unidos.

 

La historia se remonta a Moissoula, donde Carlos Crowley, de 32 años, que hasta el momento se desconoce qué relación tiene con la criatura aunque sí se sabe que estaba al cuidado del pequeño, lo colocó debajo de una montaña de palos y escombros.

 

Vecinos de la zona de Lolo Hot Springs, en el Bosque Nacional Lolo, llamaron a la policía dado que vieron que el hombre tenía un arma y amenazaba con disparar, aunque no llevaba consigo al bebé.

 

Rápidamente, acudieron los agentes que hablaron con él y le preguntaron por el neonato. Crowley les contó que había sufrido un accidente en su auto y que posteriormente abandonó al pequeño.