Un nene de dos años se salvó por unos pocos centímetros de ser aplastado por una palmera de 9 metros que cayó en Nakhon Ratchasima, en Tailandia.

 

Una cámara grabó cómo Tong Gosungnern jugaba con unos amigos en la carretera frente a la casa de sus padres, cuando sorpresivamente la palmera cayó.

 

Todos los presentes al notar lo que sucedía se dispersaron, pero el menor quedó paralizado, hasta que una mujer lo tomó en brazos y lo alzó justo a tiempo.