Una broma de mal gusto tuo consecuencia funestas en Michigan (Estados Unidos). Tysen Benz, un muchacho de sólo 11 años, intentó ahorcarse en su casa después de que su novia de 13 años y varios de sus amigos le hicieran creer a través de varios mensajes publicados en las redes sociales que la chica se había suicidado.

 

Después de varias semanas hospitalizado, el niño acabó sucumbiendo a sus heridas el pasado martes en un hospital de Ann Arbor, Michigan (Estados Unidos).

 

 

La madre del menor, Katrina Goss, explicó que encontró a su hijo colgado del cuello en su habitación el pasado 14 de marzo.

 

Goss denunció que el niño decidió suicidarse después de leer en las redes sociales varios mensajes de la adolescente, de quien no ha trascendido el nombre. La niña participó en la broma macabra junto a otros amigos. “Ella había pregonado su propia muerte”, dijo Goss, de 41 años, sobre la novia de su hijo. No sé qué le ha llevado hacer una broma tan retorcida y enferma“.

 

La chica será acusada de utilizar de forma maliciosa servicios de telecomunicaciones y de usar su PC para cometer un crimen, según adelantó un mando policial del Condado de Marquette, Michael Kohler, pero no está claro a qué cargos se puede enfrentar. La Policía no ha revelado oficialmente ni la edad de la chica ni la relación que tenía con la víctima.