Sorpresa, susto, alarma y calma. Así vivieron los uruguayos que esta mañana pasaban por la rambla montevideana y creyeron ver que se les venía un tornado. La tragedia ocurrida hace justo dos años en una ciudad del interior, Dolores, despertó alarma por el temor a que algo similar pudiera pasar. La imagen era como si un tornado amenazara golpear contra el tradicional y coqueto barrio de los Pocitos.

Pero no era un tornado, sino una "tromba marina", y según las autoridades eso no genera riesgo alguno para los uruguayos. Parecido no es lo mismo, pero lo de parecido a un tornado había activado las luces amarillas.

El ente estatal sobre el clima, el "Instituto Uruguayo de Meteorología" (Inumet), emitió una comunicación en la que afirmó que "el fenómeno que se produjo en la costa de Montevideo" fue "una tromba marina" y que lo que se dio esta mañana "no presenta riesgo para la población". Y aclaró "Si bien es parecido a un tornado en el agua", su impacto es "menos intenso", mientras que la "trayectoria dura minutos y no afecta la costa".

Desde el Inumet sostienen que este tipo de casos se ha con una periodicidad de dos o tres veces al año. Pero la visibilidad dada en esta zona, tuvo un impacto distinto al de fenómenos similares que se dieron en el interior, como las costas de Rocha.

Eran las diez y media de la mañana cuando en las redes sociales se vio el primer mensaje de alarma. Poco tiempo después, la presidenta del Inumet, Madeleine Renom, tiene un doctorado en "Ciencias de la Atmósfera y los Océanos" daba una versión de calam: "Tromba marina en la costa de Montevideo. Este fenómeno presenta una dinámica parecida a un tornado pero menos intenso. La trayectoria de dura minutos y no afectará a la costa."

Si bien es parecido a un tornado en el agua, su impacto es menos intenso, mientras que la trayectoria dura minutos y no afecta la costa

Los responsables del instituto esperaban que se diera una repetición del fenómeno aunque aseguran que no se ve con inquietud. Igualmente, desde el momento en que se produjo, las fotos y algún video sobre el caso comenzaron a recorrer pantallas de teléfono y de computadoras, convirtiéndose en uno de los hechos del día para los montevideanos: