El volcán Etna, situado en la isla italiana de Sicilia, entró en erupción en los últimos días y liberó explosiones incandescentes, emisiones de cenizas y un manto de lava fluida, informaron las autoridades italianas.

 

El Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de la ciudad siciliana de Catania, al sur de la isla, informó que la actividad en el nuevo cráter sudeste comenzó a registrarse el 23 de enero pasado, y se intensificó en esta semana.

 

Los temblores volcánicos alcanzaron sus niveles más elevados en la noche del martes, entre las 22 y las 24, cuando en la isla siciliana se pudieron ver fuentes de lava que brotaban hacia el cielo y que superaron varios cientos de metros de altura.