Desde niño manifestó su pasión por el tango. Movilizado por ese sentimiento acuñó una de las colecciones más grandes dedicadas al género y especialmente a Carlos Gardel. Amin Raed, ese incansable difusor del 2x4 y su mística, falleció el domingo pasado a los 83 años, a raíz de una descompensación cardíaca, días después de una operación de triple bypass. Sus restos fueron sepultados ayer por la tarde en el Cementerio de la Capital. 
Entre los aportes a la cultura de San Juan (ver aparte) está la creación del Museo del Tango en 1999, cerrado los últimos años, pero Raed todavía mantenía la esperanza de poder reinaugurar en algún lugar.  

 

Tesoro. Amín Raed rodeado por las piezas de su Museo del Tango. 


Se trata de una completa colección de objetos propios y donados relacionados al tango y la vida diaria de las décadas del '20 al '50, entre los que están instrumentos (fundamentalmente bandoneones), tocadiscos, una fonola, trajes, discos y más de mil libros. La colección se volvió tan completa y significativa que incluso fue visitada por el autor de Balada para un loco, Horario Ferrer, y sirvió de base para la creación del Museo Mundial del Tango en Buenos Aires.  


Pero la falta de difusión y apoyo oficial, según el mismo Raed decía, hicieron que, "con mucha tristeza", decidiera cerrar el museo en 2009, cuando funcionaba en la calle General Acha al 800 sur. 


Con el acompañamiento de Silvia Manzini de Adarvez, presidente de la Asociación de Museos Privados, Raed había conseguido un convenio con el municipio de Rivadavia en 2015 para reabrir el museo, que volvió a funcionar unos meses. "Habíamos logrado algo y se había ubicado este museo en la casa de la Cultura, después la actual gestión necesitó ese ámbito y nos pidió que lo sacáramos y lo llevaron a un depósito. Por eso íbamos regularmente a pedir en qué lugar podría abrirse el museo, lo que no dio resultado", comentó Manzini."Yo estoy dolida, porque después de tantos meses que fuimos a mendigar que nos den un espacio, que no era donación, sino un lugar donde poder exponer la colección, durante todo este tiempo siempre había otras prioridades", aseguró Manzini. Sin embargo el actual director de Cultura de Rivadavia, Claudio Videla, aseguró que fue la administración pasada la que cerró el museo. Más allá de las idas y vueltas, lo cierto es que Raed buscó hasta los últimos días de su vida volver a ver expuesta su colección.  


"Él era muy ordenado, dejó todo previsto", comentó Manzini, quien además era abogada de Raed. Si bien no develó cuál fue su última voluntad respeto al destino de los objetos que atesoró durante años, Manzini adelantó que están conversando con la familia, su esposa Sara y su hija Roxana, para decidir cuál será el destino de esas piezas. "Yo creo que el museo se volverá a abrir", se aventuró a decir Manzini. 

El dato 
El concepto del Museo del Tango local sirvió de base al Museo Mundial del Tango, inaugurado por la Academia Nacional de Tango en 2003.  

Difusor. Raed fue impulsor de la creación del monumento a Gardel, inaugurado en 1994. Años después fundaría su museo dedicado al tango.