Barby Franco, la novia del abogado de Fernando Burlando, generó sorpresa al relatar el infierno al que la sometió su padre cuando era niña. En el programa "Vino para vos" (KZO), la modelo contó que "cuando tomaba, me gatillaba con un arma en la cabeza".

 

"Tuve una infancia súper, híper dura. Eso me hizo fría, soy muy fría, me cuesta llorar, me cuesta perdonar, pero es mi defensa. Es una coraza que me hicieron de chica para sobrevivir donde había nacido. A mi padre lo tuve, pero no lo tuve. Él era alcohólico, es una enfermedad de mierda porque lo tenía y no lo tenía y si lo tenía, venía y nos cagaba a trompadas a las dos", relató.

 

Según confió, su padre le pegó hasta que ella, cuando cumplió 15 o 16 años, lo denunció. "Ahí paró todo. Mi mea culpa es por qué le hice esa denuncia. No me olvido más cuando vinieron a buscarlo los policías. Él estaba durmiendo, yo sabía que iban a venir a llevarlo, lo esposaron y gritaba '¿por qué me hicieron esto?'. En ese momento él estaba bien, no estaba alcoholizado, pero cuando estaba alcoholizado era otra persona".

 

"En un momento tenía un arma en la cabeza y estando alcoholizado me gatillaba, era otra persona, no era él, después estaba bien y se olvidaba", dijo Barby.

 

En cuanto a la actualidad, contó que "mi viejo vive y gracias a mi psicóloga y a Fernando -Burlando- lo pude perdonar, porque sé que no fue su culpa al cien por ciento porque tiene una enfermedad que no puede superar y no la va a superar nunca. Hoy en día tengo diálogo, buena onda, cada vez que lo veo es como que lo odio, pero es mi papá, me trajo al mundo".

 

Sumado a eso, contó que su madre también sufrió mucho. "Mi vieja no lo pudo superar y no volvió a formar pareja -sostuvo-. Ayer me contó que cuando estaba embarazada, a punto de parir, mi papá fue alcoholizado, la empujó y casi no nazco", reveló.

 

Y cerró contando que "yo de todo esto aprendí a perdonar. Odio el alcohol y también les tuve odio a los hombres. A veces veo que Fernando se pelea con las hijas y digo: 'Me hubiese gustado tener un papá y contarle todo'".

 

Fuente: Clarín