No es la única encargada de presentar a los artistas y comentar sus shows en el escenario mayor del Festival Nacional de Folclore de Cosquín, que concluye el próximo domingo. Pero, junto a Fabián Palacios y al maestro de ceremonias Marcelo Simón, es sin dudas la que más llama la atención. Primera mujer que oficia de conductora en la meca folclórica argentina -desde 2008-, la chaqueña Maia Sosovski se ha convertido en una de las atracciones del encuentro. Y no precisamente por cantar o bailar. Bonita y solvente en lo suyo, cada luna aporta -además- una dosis de color con un singular vestuario temático (algo que implementó ya en ediciones pasadas); este año dedicado a los cultivos que forjaron nuestro país, como el maíz, la yerba mate, el girasol y el sorgo, por ejemplo.

"Cada año usamos una temática y tratamos de plasmarla en el vestuario. El primero fueron los ponchos de diferentes regiones, el segundo estuvo dedicado a las leyendas, el tercer año (2010, en el que se celebró el 50 aniversario del festival) elegimos las banderas de cada provincia", precisó la conductora.

La idea de los diseños está a cargo de la misma conductora, quien esta vez sumó a su equipo a un grupo de jóvenes que bordan el vestuario para las comparsas de Corrientes, provincia en la que inició su carrera.

Sasovski, quien trabajó durante años junto a Juan Alberto Badía en "Estudio país" (Canal 7), era conocida en el ámbito del festival por su labor en El Canal de la Música, a través del cual había cubierto una decena de ediciones de Cosquín.

"Cuando me convocaron fue todo un desafío para mí, estaba trabajando en Coronados de gloria (Canal 9), pero no dudé en aceptar. Nunca hubo una mujer conduciendo el festival y me parecía bueno reivindicar el género de alguna manera", contó Maia, para quien esta decisión marcó una bisagra en su carrera y en su vida.

Respecto del contenido del encuentro, Maia comentó que "el año pasado (NdR: en la 50ma. edición) fue la gran fiesta, hubo muchos invitados internacionales, la programación fue más latinoamericana. Este año se volcó más a lo autóctono, a los espectáculos integrales con artistas regionales, a las delegaciones provinciales; igualmente la gente viene y los disfruta a todos. Cosquín tiene esa mezcla rara: la plaza Próspero Molina, las peñas y los balnearios están llenos...".

En esa línea, la animadora norteña precisó que en paralelo, "este año la gente está volviendo al folclore más tradicional, el del bombo, la guitarra, el violín, más de la década del 70". Y ahondó: "Eso se ve en la plaza con la reacción de la gente. Sabemos que el público ama a artistas como Jorge Rojas o El Chaqueño Palavecino; de hecho las entradas para el día en el que él actuaba (NdR: el martes pasado, ver página 17) se agotaron una semana antes. Pero también es interesante que haya variedad en las propuestas que reflejen el crecimiento del folclore".