En una entrevista que dio hace unos años a Clarin, Guarany habló de la muerte: "Pobrecita la muerte, todos la odian, y gracias a ella la vida es hermosa. Si la vida no se terminara nunca, sería una pelotudez enorme. Llegaríamos a los cuatro mil años y estaríamos podridos de todo", dijo el cantante.

 

 

Y agregó, "pero por supuesto, que la muerte no venga pronto, que demore lo más que pueda. Voy a vivir muchos años más, supongo que veinte o a lo mejor treinta, porque tengo una salud de fierro. Me hice todos los estudios y dieron bien: el corazón, la vista, la voz... Hay uno solo que no camina. Peeero, si se tiene paciencia, a lo mejor...".

 

Además, le consultaron sobre ¿cómo le gustaría ser recordado?: "¡Me importa un carajo! Una vez que me muera, ¿para qué quiero que me recuerden? Que recuerden mis acciones, si son buenas. Que me recuerden a mí, ¿para qué?".