Maxi Oliva, el ganador de la edición 2007 de "Cuestión de Peso" que tuvo una recaída y llegó a pesar más de 400 kilos, logró ponerse de pie después de estar postrado durante dos años. 

 

 

El participante estuvo postrado en una cama dos años, y para ayudarlo en esta nueva edición del reality fue rescatado con la ayuda de bomberos, personal de Defensa Civil, un equipo médico especializado y vecinos, quienes colaboraron para trasladarlo a una clínica especializada. 

 

De a poco, Oliva fue recuperándose y ya bajó 60 kilos en dos meses y medio, y logró algo que parecía imposible: se puso de pie.