La Casa de la Cultura de Albardón se llenó de postales y colores. Unas cuarenta obras de Mirtha Conti, en formatos medianos y técnicas varias, ambientan la sala hasta fin de mes, cuando terminará esta exposición que puede visitarse con entrada libre y gratuita. Paisajes, y en su mayoría sanjuaninos, son el fuerte de esta muestra individual, la primera en varios años de esta sanjuanina que es parte del colectivo "Pintores argentinos", y que volvió a su tierra en 2003, tras largo tiempo radicada en Buenos Aires, donde ejerció este oficio.


"Siempre pinté, sobre todo obras de realismo e hiperrealismo, que son mis preferidas. Hay imágenes de Mogna, de las ruinas de Hualilán, de Calingasta. Me gustan mucho las ruinas, las cosas viejas como portones y ranchos...", comentó Mirtha, que estudió un tiempo Artes Plásticas en Mendoza, luego se dedicó a hacer cursos y talleres; y también indagó por sí misma, buscando su propio estilo. Conocimientos que la artista de 70 años sigue compartiendo en su taller. "Ese es mi mundo. Para mí pintar es todo, es mi felicidad", asegura Conti, cuya próxima meta es traer su exposición a la Capital. 


El paisaje es el fuerte de Mirtha, aunque también tiene obras infantiles y algunas abstractas.