Es uno de los humoristas más conocidos de los últimos tiempos, una de las caras visibles más recordadas del viejo VideoMatch. Sin embargo, de la vida de Sergio Gonal se sabe muy poco.

 

 

De hecho, él mismo se encargó de aclarar esto hace pocas horas cuando invitado al programa Vino para vos, conducido por Nicolás Magaldi en KZO, reconoció: "Soy un tipo muy reservado de mis espacios, de mis lugares, de mis problemas... es raro que me veas emparentado en algún escándalo porque no me gusta mostrar nada".

 

El preámbulo del histórico humorista de Marcelo Tinelli tenía un por qué. Magaldi le propuso a sus invitados que contaran si tenían algún mea culpa y el cómico dejó a todos perplejos al hablar de las dificultades que tuvo y tiene para conectar con uno de sus hijos, Lucas, quien padece el síndrome de Asperger (un trastorno neurobiológico vinculado al autismo).

 

"Cuando yo veo estas cosas en televisión digo para qué prestarse a ese escarnio, por qué me contás esto si a mí no me interesa, pero me parece que este espacio puede ser útil para 300 mil, 30 o una persona que nos esté mirando. Para que esa persona no cometa el mismo error que yo cometí", explicó el famoso humorista marplatense.

 

Y siguió: "En el medio de Brian (31) y Maia (14) está Lucas (27) y es discapacitado y yo nunca pude conectar con él, qué sé yo... A la nena me la llevé a Disney, al más grande me lo llevé a Nueva York, trato de dar todo y con Lucas no puedo conectar y esto es para vos (dice mirando a la cámara) si tenés un chico discapacitado hace todo lo que tengas a mano porque todo va a ser poco".

 

En ese momento, un Gonal desconocido para todos, con la voz quebrada y los ojos empañados de lágrimas, reconoció que muchas veces él siente que hizo poco en cuanto a su hijo debido al tiempo que le demanda su trabajo.

 

 

Además de aclarar que el joven asiste al mejor establecimiento que él y su ex esposa pudieron haber encontrado, y que nunca le ha faltado nada, el actor volvió a hablar de sus sentimientos de culpa y remordimientos como padre.

 

"Tenemos un código entre nosotros y él es el primero cuando llego a la casa de su mamá que baja a saludarme, pero igual siento que todo es poco. Cuando tengo que hacer un mea culpa miro para atrás y digo ¿por qué no hice tal cosa?", se sinceró Sergio.

 

Entonces, él recordó los comienzos del diagnóstico de su hijo: "En Mar del Plata nos decían que tenía un retraso en el desarrollo madurativo. Después nos dijeron que era sordomudo. Yo decía que no… y te empezás a desesperar... Cuando pego el laburo en VideoMatch, mi primer sueldo era de 860 pesos y voy al mejor especialista que me cobraba 600. Me dice que tiene síndrome de Asperger".

 

"En esa época se hablaba de que había que llevar a los chicos a Cuba. El doctor me dijo: 'Sergio no gastés dinero en nada, esto ya está, es así, tratá de buscar un establecimiento donde Lucas pueda ser lo más autónomo posible'. Y eso fue lo que hice", recordó.

 

"Mi mea culpa es haberle hecho caso a ese doctor. Siento que uno tiene que intentarlo todo. En su momento cuando Luquitas tenía seis años, que fue cuando lo diagnosticaron, me lo tendría que haber llevado a Cuba, a Canadá, porque después se te va la vida y en un programa de televisión tenés que andar cantando el mea culpa", cerró el humorista haciendo emocionar a todos.