Víctor con la medalla de bronce y el diploma.

 

Días atrás se llevó a cabo en Sofía, Bulgaria, el certamen "Nuevos pianistas", una competencia de carácter internacional que esta vez contó con participación sanjuanina: Víctor Yanakiev, egresado del Colegio Inglés y que culminó los estudios preuniversitarios en el departamento de Música de la FFHA, se puso a consideración del jurado y con muy buenos resultados. El joven nacido hace 17 años en la provincia, único hijo de dos conocidos músicos de la Orquesta Sinfónica de la UNSJ -el cellista Vesselin Yanakiev y la violista Raina Diankova- logró la medalla de bronce nada menos que en la tierra de sus padres, donde está hace un mes y en la que permanecerá para continuar su instrucción. Antes de concursar en Bulgaria -país al que viajó con frecuencia desde pequeño, para visitar a su familia- Víctor hizo escala en Brasil, con el objetivo de prepararse con su compatriota Miguel Ángel Scebba, de quien fue alumno en San Juan. Fue justamente el reconocido profesor quien dio a conocer la buena nueva, orgulloso de su discípulo.


"En Europa y sobre todo Europa del este y Rusia ese tipo de concursos juveniles son muy frecuentes. Y competir entre rusos, armenios, polacos, búlgaros, etc., que tienen un nivel altísimo es el gran mérito de Víctor, que recién llegado a Europa con la experiencia de haber participado una sola vez en un concurso interno de la UNSJ, el Vicente Costanza, saca una medalla de bronce de entre 30 participantes de diversos países europeos y asiáticos", valoró a DIARIO DE CUYO Scebba, para quien a veces "lo que frena a los latinoamericanos no es la falta de medios o de talento, sino el miedo a la confrontación. Y Víctor tuvo el coraje de plantarse ahí frente a todos y decir "yo soy pianista, escuchen y evalúenme'".


"Yo fui condecorado con el tercer premio dentro del grupo profesional, aquellos que han estudiado en una escuela de música y se preparan para la carrera de intérprete musical. Los concursantes tienen que presentar un programa de no más de 30 minutos, donde se ejecute una obra del Barroco, un movimiento de una sonata clásica, una obra romántica, y una obra de un compositor ruso", explicó a este medio Víctor, cuyo destino parece cruzarse al de sus padres. Mientras aquellos llegaron en los '90 a San Juan, donde se establecieron; él decidió cruzar el océano y proyectarse desde Bulgaria, donde viven sus abuelos, "ya que hay más concursos y tengo más posibilidades de llevar a cabo mi carrera artística", dijo. Instalado en el "corredor paneuropeo", Víctor se prepara para rendir a principios de julio el examen de ingreso a la Academia de Sofía, donde quiere cursar el ciclo superior. Y aunque todo le es familiar, sin embargo reconoce que extraña San Juan.


"Por un lado me gusta poder pasar tiempo con mis abuelos y conocer más el país de mis padres, sin embargo por el otro lado extraño y todavía me cuesta un poco acostumbrarme a vivir sin mis padres y sin mis amigos. Pero por suerte sé muy bien que en ambos continentes me están apoyando para poder continuar con mi sueño", comentó el pianista, quien entre risas confiesa que también extraña los asados, y cuya vocación despertó a corta edad.

 

Junto a sus padres.

 

"Cuando tenía 5 años mis padres me hicieron tocar el violín por 6 meses, pero no me gustó y les dije que quería tocar el piano, honestamente no sé por qué. Así que hicieron un gran esfuerzo y me compraron uno para practicar... y aquí estoy", contó el muchacho, a quien le gustaría ser concertista, "pero soy consciente de que es una carrera muy difícil y que cualquier cosa puede pasar, así que docencia sería la segunda opción, que también me gusta mucho".


"Víctor tiene gran musicalidad y expresividad, la capacidad de tocar a los demás en el sentimiento. Por supuesto la preparación técnica debe acompañar esas cualidades; y ya tiene un desarrollo bastante avanzado en ese sentido, propio de quien empezó muy chico con buena orientación. En un momento tomó la decisión de ser pianista y a partir de ahí no escatimó esfuerzos, es muy estudioso, muy rápido para asimilar lo que se le enseña. Lo tiene todo para hacer una carrera de verdad", destacó su maestro.