En las primeras horas del sábado 8 el Walter Romero realizó un posteo en su cuenta de Facebook que llamó la atención de sus familiares y amigos, quienes vislumbraron lo peor al ver su foto, al leer su texto:

 

 

"Dejar de respirar de una vez creo que sería lo mejor… Perdón mi señor Jesús, Cristo, Dios Padre: espero me sepan entender", escribió el músico, acompañando sus palabras con esa selfie sombría, con el gesto de su mano y la mirada desafiante.

 

Fue entonces cuando uno de sus sobrinos, acompañado por un amigo, se dirigió a la casa de Romero en el barrio Fénix, en Río Cuarto, Córdoba. Los jóvenes debieron ingresar por la puerta trasera de la vivienda. Y allí encontraron el cuerpo sin vida de quien fuera la voz de Banda XII: se había ahorcado.

 

Si bien por estas horas se investiga la causa de su muerte, según fuentes policiales la razón está clara: se trató de un suicidio. "Estaba deprimido", precisó el comisario mayor Pedro Díaz a medios locales. Y aquel posteo en su cuenta de Facebook no sería más que la confirmación de la que sería su fatídica decisión.