Susana Giménez volvió de su viaje a Miami y Nueva York. El mismo donde se habría sometido a una operación exprés. En Ezeiza la esperaban los periodistas y ella se prestó al diálogo con el programa Intrusos.

 

La conductora habló en torno a las especulaciones sobre si situación sentimental y dijo  que "lo fui a ver a Martín del Potro y también inventaron. Siempre me vinculan con todos los que salgo", se quejó aunque también aseguró que en este momento de su vida no está "cerrada a encontrar un amor".

 

En cuanto a su vuelta a la tele afirmó: "En junio regreso con mi programa. Una vez a la semana. Pronto me reuniré con la producción para empezar a definir todo. Este año cumplo 30 años en el aire. Voy a festejar los 30 años en la TV".

 

Casi en instantáneo con la entrevista, salió a la luz un blooper que vivió la diva en Miami, cuando se presentó en el restaurante de Enrique Iglesias, Rafael Nadal y Pau Gasol en South Beach. Evento al cual asistió y por el cual le pagaron 30 mil dólares.

 

 

Lo cierto es que Su se vistió de lujo para la ocasión, el problema fue que en el momento en que se colocó el saco y olvidó un detalle: la etiqueta. Por el salón anduvo con el cartoncito colgando en su espalda y terminó escrachada. Los presentes no dudaron en sacarle una foto.