Shakira y Gerard Piqué están juntos desde el 2010, después de conocerse en las grabaciones del video de "Waka Waka" para el mundial de fútbol de Sudáfrica. En 2017, una lesión en las cuerdas vocales obligó a la cantante a cancelar una gira y como pareja vivieron una época difícil.

Después de visitar a varios médicos, todos le recomendaban una operación, pero la colombiana no lo tuvo como opción porque debía estar mucho tiempo alejada de sus hijos. Por eso fue que eligió permanecer callada durante algunos meses mientras esperaba recuperar su voz.

Durante la presentación de su documental "El Dorado World Tour", que se estrenará el  de noviembre, reveló: "Siempre estaba enfadadísima y él necesitaba que hablara. Gerard me vio muchas veces salir llorando porque pensaba que no podría volver a mi carrera".

Sobre los dichos de su pareja, agregó: "Me decía que no quería un futuro con una mujer amargada, que todos estaban haciendo música por ahí mientras yo estaba encerrada en casa con los niños. 'Sal de ahí y ponte a trabajar'". Su hijo menor, Sasha, "le rezaba al Niño Jesús y a la Virgencita para que volviera a hablar".

A pesar de todo, la cantante remarcó la actitud de Piqué y aseguró que sin él no podría haber vuelto a cantar y hacerlo como lo hace ahora.