Luego de su visita a San Juan para subir a escena en Momento - de solo estar, la primera producción integral del Teatro del Bicentenario en 2017, con Victoria Balanza como coreógrafa y compañera; el eximio Lucas Segovia, nacido en Buenos Aires y radicado en Estados Unidos, volverá a entablar contacto con bailarines sanjuaninos. Será mañana, con una Masterclass virtual, en el marco del programa de entrenamiento dirigido por Balanza, que durante toda la semana recibió una formación intensiva de la mano de otros invitados como Diego Poblete, Sol Rourich y Celia Millán.


Tras coincidir en el Ballet Argentino que comandó con éxito Julio Bocca, Segovia trabó una profunda amistad con la, ahora, reconocida maestra; con quien danzó en distintas ciudades del mundo y, este viernes, volverá a vincularse.


"Voy a tratar de hacer una clase lo más avanzada posible. Quiero ver sus calidades, dinámicas de movimiento, uso de la musicalidad y acentos musicales. Esto es poner una capa más para sumar al crecimiento. Son alumnos de Victoria así es que la técnica, la tienen", explicó a DIARIO DE CUYO.


"La técnica sola no funciona y la interpretación sin estar sostenida por la técnica, tampoco", resaltó el artista, desde Chicago, donde se radicó, tras abandonar Buenos Aires hace 12 años, sin pensar en que se terminaría estableciendo de forma permanente en el Continente del Norte.


"Todos creen que el éxito llega instantáneamente, pero no es así", reflexionó a sus 34 años, recordando el arduo camino que inició a los 16 años de edad, cuando era "muy grande" para comenzar el camino de la danza.


"Fue un proceso duro. Pero, además de esforzarme, estuve en el lugar y en el momento indicado", evocó el artista de 34 años.


"Durante una gira en Washington, con Julio Bocca, una persona me puso en contacto con el director de la compañía de esa ciudad. En ese momento, yo todavía estaba con Julio. Cuando él se retiró, consideré que había bailado todo lo que quise en Argentina. Hablé con gente de distintos lugares, con la idea de ir a Europa, pero terminé en Estados Unidos, pensando que era algo temporal", reflexionó quien, allá, incursionó en los musicales con West Side Story, de Drury Lane Theatre (2015); y Un americano en París, obra dirigida y coreografiada por Christopher Wheeldon, durante un receso de sus temporadas como parte del Joffrey Ballet.


En la actualidad, se desempeña como freelance hace 3 años y está a cargo del área de danza del Yorkville Performing Arts Center; con un virtuosismo, altamente elogiado. Aunque, como manifestó, con los shows cancelados y los casos de Covid-19 aún en aumento, se encuentra en "un paréntesis profesional" como todos sus colegas. 


Así, abocado a la actividad online, Segovia comentó que, en un principio, se negó a esta modalidad, pero terminó por aceptarla. "Entendí que hoy, me sirve para conectarme con lugares donde no puedo ni habría podido estar. Además de mis clases regulares en Honk Kong, Nigeria y Europa; gracias a la virtualidad, pude volver a San Juan", apuntó Segovia.