Es actriz, conductora y empresaria. La convocan como experta en marketing digital y tiene 200 mil seguidores en sus redes sociales. Hace un par de años Lucía Ugarte creó la plataforma y comunidad de belleza y estilo de vida Chicas Guapas y este año logró llevar a su "bebé" a la televisión abierta. El ciclo va por América los domingos al mediodía y el próximo fin de semana cumple 50 emisiones. La inquieta y multifacética influencer habló con DIARIO DE CUYO sobre su llegada a la televisión, medio que considera señero aun en tiempos de streaming y redes sociales. "La tele te legitima, todavía sigue siendo el medio al que entran unos pocos, en el que todos quieren estar, pero hay que tratar de que no te encandilen las luces. Yo trabajo un montón, produzco el programa y la verdad que lo disfruto, pero también lo vivo con liviandad, porque la televisión es tirana, no sabés cuánto puede durar tu programa, te lo pueden levantar" comentó la conductora que se siente tranquila y respaldada por su Chicas guapas digital. "Tengo eso que es mío". Los domingos, Lucia compite con La Peña de Morfi (Telefe), que con un promedio de tan sólo 4 puntos, es lo más visto en algunos momentos de su emisión; pero eso la tiene sin cuidado. "El rating es tirano, porque se mide sólo en el Gran Buenos Aires, no se mide realmente el impacto de las redes sociales, a mí me escribe gente que ve desde Israel u otra gente que lo ve desde Estados Unidos, creo que el rating quedó algo obsoleto. Claro que el que ve solo tele, sigue el minuto a minuto; pero yo vengo de otro palo. Obvio que lo celebraría si me dicen que tengo alto rating. Yo hago mi contenido, lo que a mí me gusta, siempre digo que hago lo mejor que puedo con los recursos que tengo", comentó Lucia, que se define como una "diva obrera" por esto de que en general es responsable de sus producciones. "Vos me podes ver antes de los eventos (NdR: a través de Chicas guapas convoca a presentaciones de productos o marcas donde asisten miles de sus seguidores), me podés ver llevando una caja, y después me vez con el vestido divina, entonces yo juego en esa dicotomía, me encanta estar arreglada y guau, pero sé lo que cuestan las cosas, no estoy perdida y creo que a veces la diva-diva está en una nube". Lucía logró lo que se propuso y si algo no salió como esperaba, fue capaz de seguir sus instintos y cambiar el rumbo. Quería ser actriz y se subió a las tablas para el infantil de Diego Topa, antes de que fuera el boom de Disney, y cuando quedó afuera de aquel proyecto, leyó una frase en Pinterest y cambió su visión. "Decía: 'El trabajo de tus sueños no existe, tenés que inventarlo', y es así, pensé qué quería hacer, si estar toda la vida a un costadito de Topa o generar otra cosa". Así fue que se inspiró en la serie Gossip Girl para intentar filmar en Buenos Aires una ficción referida a los jóvenes de la alta sociedad porteña. Pero fue más allá y además del guión diseñó una aplicación que fuera a la par de la serie y se pudieran comprar la ropa y accesorios que usaran los protagonistas. Aunque aquello no se concretó, fue el trampolín para entrar al canal FWT, produciendo un magazine de moda, donde ella también salía en cámara en una de las secciones. Lucía se ganó su lugar en el mundo de la moda sin ser estilista, aclaró, y desde 2017 es la encargada de abrir el Argentina Fashion Week en el Alvear Palace Hotel junto al ciclo Luxury Trends, dedicado a la Alta Costura. Todavía cuando hace foco en la moda, ella aclara que sus Chicas guapas no son las que impulsan los cánones de belleza, sino que apunta "a las mujeres que se animan, que tienen cojones para hacer lo que se proponen". Destaca en su carrera, cuando Warner la incluyó en sus rondas de prensa para Ocean's 8 y pudo entrevistar a Anne Hathaway. "Para mí lo digital es un aparte más de la comunicación, me sigue gustando leer un libro en papel, me gusta juntarme con una amiga a tomar un té y de hecho hay que usar las redes de manera responsable, no sobreconsumirlas porque te quema la cabeza, por eso Chicas guapas tiene esto más humano, y por eso no estoy inundando todos los días con 5 y 10 noticias, cuido bastante qué compartimos, ir con algo más frívolo, de moda y belleza, a algo más profundo como el congelamiento de óvulos", aseguró la influencer que, a los 32, decidió congelar sus óvulos para tener mayores posibilidades de ser madre después de los 40, si es que así lo quisiera. "No sé todavía si quiero ser madre, pero con esto puedo elegir", expresó. Aunque está inmersa en el mundillo de la farándula porteña, la joven empresaria asegura que prefiere a "os famosos que laburan un montón, eso me hizo estar en tierra", esos que "son reflexivos, que tienen una voz crítica, que aportan algo", sostuvo Lucía Ugarte, que parece resuelta a seguir dando de qué hablar.