Los niños escucharon a niños cantar bajo la dirección de otros niños. Fueron los principales protagonistas de la jornada coral y didáctica en el Auditorio.

 

Son cinco décadas de existencia, con una extensa e ininterrumpida labor cultural, educativa y social sostenida en el tiempo, lo que en síntesis está celebrando este 2018 el Coro de Niños y Jóvenes de la UNSJ (creado en 1968 por Juan Argentino Petracchini). En este contexto, sus directivos emprendieron una serie de jornadas para abrir la agrupación a la comunidad. Una de ellas fue la de implementar un ciclo de concierto didácticos para alumnos de Nivel Inicial, Primaria y Secundaria de la provincia. En la convocatoria se anotaron unas 90 escuelas privadas y públicas del Gran San Juan y otras localidades más alejadas para participar de las funciones gratuitas, la primera se realizó ayer en el Auditorio Juan Victoria y la segunda será hoy en la misma sala. También participaron instituciones de educación integral. 

 

Los Jilgueritos lucieron disfrazados de animalitos para interpretar la composición Mantusha Lupamusha, de Josu Elberdin.

 

Repartidos en varios turnos, asistieron más de 4000 niños, acompañados por padres y profesores. Fue una gran fiesta en la sala. Al iniciar el espectáculo, el Maestro Canticorum (interpretado por Fernando Lazari), descendió por las escaleras hasta llegar al escenario, acompañado por los sonidos del gran órgano tubular Walker a las órdenes de la pianista acompañante Daniela Montaño. '¿Dónde está Pipo?', preguntó el animador de la tarde y tímidamente, apareció el pico del ave por la puerta lateral. El simpático títere, manejado por Mariana Pechuán, invitó a los chicos del Coro Los Jilgueritos a realizar juegos y adivinanzas con las notas musicales. Un capítulo alegre lo dio la pequeña Amaia Balmaceda Soler, que en el papel de Mantusha Lupamusha, corrió y bailó arriba del escenario con energía y enorme espontaneidad, animando a la platea colmada por niñas y niños a cantar junto a las voces protagonistas. En otro momento, el maestro Canticorum, dio recomendaciones a los chicos de cómo cuidar la voz y pequeñas técnicas vocales y de respiración. Además, colaboraron unos 60 padres de los niños coreutas, para repartir materiales de lectura para los docentes y alumnos con el fin trabajar en el aula. El director Jorge Fuentes, que comandó todo el show, dio lugar al Coro de Niños Preparatorio, en el que dio algunas pautas para los pequeños espectadores a emitir sonidos mediante la percusión corporal, aprender a combinar las notas y también, ayudado por los gauchos Maximiliano y Jorge, a escuchar cómo suena la melodía del malambo. En la etapa final, el Coro de Niños y Jóvenes les ofreció 'Coplitas de la montaña' y la chacarera trunca de 'La vieja', seguido después por una canción de negro spiritual 'Music down in my soul'. La parte que más puso efusiva a la platea, fue cuando muchos levantaban las manos para responder la invitación del maestro a subir y dirigir al coro. La oportunidad fue aprovechada por varios afortunados quienes vivieron la experiencia de realizar los movimientos de las manos frente a los cantantes, emulando a un gran maestro de coros.


Para el cierre, las tres agrupaciones reunidas se despidieron con la canción de Mantusha Lupamusha y terminaron con fuertes aplausos de todos. Los conciertos continuarán hoy a la misma hora para las escuelas y a la noche, un concierto para todo público. 

 

Mantusha, el personaje principal de la canción tradicional africana, se pasea en las escaleras animando a los demás chicos en sus butacas.

 

 

DATO
Concierto aniversario del Coro de Niños y Jóvenes de la UNSJ. El encuentro tendrá lugar hoy a las 21 en el Auditorio Juan Victoria con un bono contribución de $50.


 

El gaucho Maximiliano le dio el toque de comicidad al espectáculo.

FOTOS DANIEL ARIAS