"Julián Lemar es un escritor de best-sellers de suspenso quien se va de vacaciones con su familia a una cabaña en un bosque. La primera noche, durante una fuerte tormenta, se corta la luz y una mujer pide ayuda desesperada: su marido mató a su hijo y ahora quiere acabar con ella. A partir de ese momento, el peligro y el engaño son una amenaza constante y, para Julián, comienza una noche infernal" promete la sinopsis de Ecos de un crimen, una apuesta argentina de un thriller psicológico protagonizado por Diego Peretti producido por Warner Bros que estrena hoy en los cines del país. 


Es un thriller psicológico con influencias de algunos clásicos del género, algo que admite el propio director, Cristian Bernard. "Es una historia que transcurre en una cabaña una noche de tormenta, un clásico de Polanski: usar lugares cerrados y meter personajes con conflictos infernales en ambientes acotados. También puede ser algo de "Perros de paja", "El Resplandor" de Stanley Kubrick. Y Alfred Hitchcock, que lo volví a estudiar, con su compositor Bernard Hermann, que fue el principal referente para hacer la música. Fue como una procesadora en la que metí todo el cine que amo" dijo el realizador que se dio el gusto de encabezar una producción con una temática que no es habitual en el cine argentino. 


El elenco del filme- (que se verá por HBO Max desde la próxima semana) también está integrado por Julieta Cardinali, Carla Quevedo, Diego Cremonesi y Carola Reyna. 


Ecos de un crimen fue una de las primeras películas en filmarse en pandemia y como se filmó en pleno invierno en exteriores y en medio de una tormenta, llevó al extremo a los actores.