Con la piel crispada y un sentimiento de adrenalina compartido, miles de fanáticos ricoteros partieron de distintos puntos de la provincia para presenciar la gran 'misa' que ofrecerá el Indio Solari esta noche en Olavarría. Alrededor de unas 30 unidades de colectivos de larga distancia, contratados por agencias privadas, tomaron curso con rumbo hacia el Predio Rural La Colmena, el destino donde el ídolo dará su gran show anual.

Entre el jueves y ayer, la masiva peregrinación de jóvenes, fue casi en simultáneo con otras regiones del país, donde la postal de la expedición se repetía cada punto de reunión: la esquina de España y Mitre, la Plaza de Santa Lucía y desde la terminal de ómnibus. Tampoco se quedaron afuera los que emprendieron el viaje en vehículos particulares. Los contingentes tenían un común denominador: las expectativas por ver quizás el último recital del Indio.

Las banderas, las conservadoras, el mate, las bebidas, la parrilla, la leña y la carne para el asado fueron parte de ese folklore que se renueva en cada convocatoria. Viejos amigos que se reencuentran de recitales pasados y también, esos pequeños 'bautismos' individuales de aquellos que por primera vez, tendrán la chance de vivir la experiencia ricotera, fenómeno que moviliza a miles de fans de todo el territorio nacional.

 



'Esto es algo único. Para saber lo que se vive allá, hay que viajar y estar ahí. Aquí todos sentimos la misma pasión y somos como una enorme familia. Vamos con la misma bandera', cuenta Juan Sánchez quien junto con sus hermanos y sobrinos planificaron hace dos meses el viaje.

'No queremos pero lo viviremos como el último recital, que lo seguimos desde el principio. Es algo inexplicable lo que se siente. Lloramos de mucha emoción y lo sentimos todo. Dejamos hijos, trabajos y ocupaciones, para ir hasta allá', dijo Natalia Godoy, quien va con un grupo de amigas que se generó durante recitales anteriores.