Hay discos que marcan una época, un tiempo, un momento, discos que dejan huellas indelebles, discos que al escucharlos nos remiten inexorablemente a su época. La banda sonora de “Trainspotting” (1996) es uno de esos discos y aún sigue siendo una muestra de la cultura musical británica de los 90s, del mismo modo que la película mostraba una realidad cultural y social. Película y banda sonora lograron ir más allá de ser una moda, lograron convertirse en objetos de culto. Los 90s, el último capítulo del siglo (y del milenio) estaban muy bien musicalizados.

 

20 años después llega el film “T2 Trainspotting” que se estrenará en Argentina el 2 de Marzo. En estas 2 décadas es mucho lo que cambió la música, los intérpretes, los estilos, las preferencias, las tendencias. Cuando nos enteramos en 2016 de esta secuela, inmediatamente sobrevolaron dos pregunta:¿Será buena la segunda parte? y ¿Será buena la banda sonora?

 

 

Sabido es que “segundas partes no son buenas” y las críticas que llegan de Estados Unidos (donde se estrenó el 2 de Febrero) están divididas. Quedará en cada uno si le gusta el film o no. Lo mismo es con la banda sonora aunque la idea, como siempre lo hacemos, es analizar el disco y ver de qué se trata.
Como decía más arriba, en 20 años el mercado de la música cambió demasiado como para encontrar anclajes que relacionen a ambos discos.

 

 

De movida nos encontramos nuevamente con Iggy Pop haciendo “Lust For Life” pero esta vez remixado por The Progidy, emblemática banda británica nacida en los 90s. Por otra parte Underworld cambia aquel hitazo llamado “Born Slippy” por una versión titulada “Slow Slippy”. Aquí ya tenemos los puentes que unen a ambas bandas de sonido con nuevas versiones de sus principales cortes. También incluye viejos hits que son contemporáneos a los protagonistas, los 70s están presentes con “Dreamming” de Blondie y “(White Man) In Hammersmith Palais” de The Clash, por su parte los 80s se abren paso con los hits “Radio Ga Ga” y “Relax” de Queen y Frankie Goes To Hollywood respectivamente. Yendo a lo más actual está el psycho-punk de Fat White Family con “Whitest Boy On The Beach” y Wolf Alice (una suerte de hijos del folk y el grunge) entregan “Silk”. El Hip Hop está presente con The Rubberbandits (“Dad’s Best Friend”) y Young Fathers (“Get Up”, “Only God Knows” y “Rain Or Shine”).

 

 


La banda de sonido de “T2 Trainspotting” sin lugar a dudas tiene canciones que acompañan muy al tipo de película, tomas, imágenes y temática que aborda la película. Se trata nuevamente de un gran disco, quizás no alcance a destacarse como el de 1996 pero eso no le quita méritos. Es una selección impecable y eso ya merece un reconocimiento.