Mirtha Legrand tuvo en su mesa de almuerzos a Santiago del Moro y Soledad Pastorutti, entre otros invitados, y ambos protagonizaron un incómodo cruce al aire.

 

Primero, Mirtha le recordó a la Sole un desencuentro que tuvo con ella. “¿Me autorizás a contar, Sole?”, le preguntó la conductora a la cantante, que respondió: “No sé qué vas a contar, pero adelante”. Y entonces la anfitriona arrancó con una anécdota que remitía a la famosa grieta política: “Yo le tengo un profundo cariño y admiración a la Sole. Y en los premios Tato ella estaba con gente que manejaba Canal 7. Yo la quería saludar y no me miraba. Y me produjo tanto dolor que le envié un mensaje”. A lo que Soledad le explicó: “Siempre que la quise saludar estaba hablando con alguien y no me parecía adecuado interrumpir”. Pícara, Mirtha terminó preguntando: “¿Habré hecho bien en contar esto?”, a lo que la Sole contestó con otra pregunta: “¿Y por qué no?”.

 

Pero la situación más incómoda se vivió cuando Del Moro habló de los elevados sueldos en los medios estatales durante el kirchnerismo de los artistas afines al gobierno. La cantante se sintió tocada y explicó su caso. “Yo respeto lo que vos opinaste. Pero se dijo que yo cobraba en la TV Pública un dinero que no era”, le dijo Soledad, en referencia a su trabajo al frente del ciclo Ecos de mi tierra. Agregó que era “una laburante” que hace giras en micro por los pueblos del Interior, a menudo por rutas intransitables. Y recordó el accidente vial que, a consecuencia de esos viajes, sufrió junto a su hermana hace dos años.