Un giro inesperado tomó este lunes el juicio que se sigue por el robo de las joyas a Mirtha Legrand, luego de que la fiscal de la causa, Dafne Palopoli, informó que recibió un anónimo donde se identifica a dos de los presuntos autores materiales del hecho. Asimismo, durante la segunda audiencia realizada este lunes, la fiscal contó que en el mensaje se afirmó que la novia de uno de los ladrones tiene el anillo de casamiento de Legrand.

 

De esa manera, Palopoli le solicitó a la jueza Ana Dieta de Herrero, a cargo del debate, incorporar como prueba el anónimo y citar como testigos a las novias de los ladrones identificados y que murieron después de los hechos investigados.

 

Después de que la querella -representada por los abogados Mariana Gallego y Alejandro Morreale-, y los letrados defensores Hugo Icazati y Albino Stefanolo- no se negaran, la jueza incorporó el anónimo como prueba y ordenó citar a las novias como testigos de los presuntos ladrones. Según el anónimo, los ladrones que participaron del robo a Mirtha Legrand y que murieron poco después son Marcos Andrés Berón González y Maximiliano Castany.

 

De todas maneras, el entorno de la "Chiqui" fue cauteloso y evitó referirse a esta situación. Antes de comenzar la audiencia, la fiscal Palopoli pudo rastrear el expediente donde se investigó el homicidio de Berón González, causa que estuvo a cargo del fiscal Marcelo Roma.

 

En ese sentido, fue encontrado asesinado de un tiro en la cabeza el 18 de junio de 2011, seis meses después del robo a la diva de la televisión. El cuerpo fue encontrado en el interior de un Audi A4, que estaba a nombre de su novia, según fuentes judiciales.

 

En el anónimo también se dice que hubo otros dos ladrones que participaron en el robo que sufrió Legrand, pero el denunciante decidió no identificarlos porque están "vivos". En el papel, escrito en una computadora y que fue leído en la audiencia, también se afirma que "la mucama (por Lina Díaz, ex empleada de Legrand y acusada de ser partícipe necesaria del hecho) les pasó las llaves de la casa de la vieja".

 

El millonario robo de joyas se produjo en diciembre de 2010 en su departamento de avenida del Libertador al 2800, en Palermo. Por el hecho hay tres acusados: su exempleada Lina Díaz, y el hijo y el esposo de la mujer, Orlando Jiménez y Jorge Petrak, respectivamente.