La luz de Luis Alberto los irradió con su energía y logró desbordar sentimientos especiales y profundos tanto a músicos como espectadores. Todos coincidieron en los mismo.

En las dos noches musicales del espectáculo "Cantata de Puentes Amarillos" (del viernes y ayer sábado) en el Teatro Municipal de San Juan se respiró un clima intenso de "buena vibra" poética. Alrededor de 40 intérpretes, 25 canciones y cerca de 800 personas que acompañaron la propuesta, fue el combo que puso en evidencia el poder de fuego que los artistas sanjuaninos tienen a la hora de actuar en vivo. 

Durante casi dos horas y media hubo un recorrido por el arcoíris melódico del cancionero spinetteano con los ingredientes justos y arreglos adecuados para cada músico, que por cierto, provenían de estilos y géneros diferentes.

Se reunieron músicos de vieja y nueva generación, que no es frecuente verlos a todos juntos en una misma noche. Jorge Quiroga, Andrés de Lara, Fernando Aguilera, Alejandro Sánchez, por un lado y Érica Alonso, Florencia Carmona o los jóvenes del trío instrumental Búho (Nehuén Sánchez, su hermano Nano y Enzo Dibella) por otro, como el Dúo Mixtura, Tito Medina, Bruno Torino y Nico Pereyra o Eduardo Bustos, se amalgamaron con una química perfecta tanto arriba como fuera del escenario.

Y eso lo pudo palpar el público que fue un gran motivador en cada momento. Muchos bajaban con lágrimas de emoción del escenario por haber entregado todo de sí. El compromiso de todos estuvo presente y eso lo confirmaron los propios protagonistas: "Lo de anoche fue increíble, la comunión entre músicos, público y staff fue un sueño. Ver a la gente parada aplaudiendo y cantando... la verdad es que no lo vi nunca...

Es como un largo y hermoso sueño...", contaba Marcelo Guevara, que fue voz en el tema "Ana no duerme" junto a Grachi Moreno. Otro de los participantes, Leo Belli dijo: "Aunar tantas voluntades provenientes de lugares tan diversos, creo que sólo alguien tan importante dentro del arte y la cultura como el Flaco lo pudo hacer".

Además, la música de Spinetta logró crear vínculos nuevos entre los propios artistas, como Paulo Carrizo y Pablo Salla, quienes se conocieron durante el recital y se hicieron amigos al instante. Para muchos fue una experiencia inolvidable. Así lo exclamó Salla cuando en el cierre de la jornada dijo: "Esto es como un tatuaje al alma". 

El show fue un éxito y debido a ello, está por confirmarse por los organizadores que si todo sale bien, para el 19 de febrero, en la Plaza Hipólito Yrigoyen, se repita la "Cantata..." con todos los músicos que la hicieron posible, para aquellos que no pudieron verla o aquellos que deseen revivir la experiencia.

 

Ellos Dicen

 

Willy Herrera -  Guitarrista

"Fui testigo de eso, pasamos toda la semana en el teatro con ensayos y coordinando el show, pero todos con una sonrisa y predisposición. Porque la obra del flaco es eterna y se lo merece. Siento que el público lo vivió muy intensamente, vi a varios lagrimear dentro y fuera del escenario, ese es el poder de la música".

Grachi Moreno - Cantante

"Fueron muchas emociones, hay un grupo humano maravilloso, además de ser músicos extraordinarios. Los temas del Flaco te calan profundo y te erizan la piel. Logramos una gran compenetración con el público que vivió lo mismo que nosotros. La cantata final fue como un himno".

Paulo Carrizo - Tecladista

"Un flash. Músicos de varias generaciones del rock de San Juan juntos haciendo un laburo con mucho nivel profesional. Me sentí como en casa. Experiencia hermosa si las hay creo que este encuentro está teñido por el pensamiento spinettiano fundado sobre la música y el amor hacia los demás".

Sergio Manganelli - Tecladista

"La camaradería y el entusiasmo que pusieron cada uno de los que pasaron por el escenario fue único, hacía mucho tiempo que no sentía esta sensación de que un montón de artistas, de diferentes generaciones, estuviéramos tan alineados por un bien común, en este caso festejar la obra del Flaco Spinetta".