El número de muertos en la explosión del lunes en el metro de la ciudad rusa de San Petersburgo aumentó a 14, informaron hoy las autoridades, junto con una serie de nuevas revelaciones como, por ejemplo, que en el ataque habría actuado un kamikaze.
 

 

En el lugar del atentado murieron 11 personas, y otras tres fallecieron posteriormente a causa de las heridas, indicó la ministra de Salud, Veronika Skvorzova, citada por la agencia Tass. Además otras 49 personas seguían en tratamiento hoy en el hospital.
 

Un día después del atentado, la estación de metro "Sennaya Ploschad" de San Petersburgo, en cuyo túnel se produjo ayer la violenta explosión, volvió a cerrar hoy tras un aviso de bomba, según informó la administración del metropolitano.
 

"A las 11.21 hora local (08.11 GMT) se cerraron los accesos a Sennaya Ploschad para inspeccionar la estación tras un aviso anónimo de bomba", informó la fuente a medios locales.
 

Por ese motivo, los trenes pasan de largo por dicha estación, una de las más concurridas del metro de la antigua capital zarista, el más profundo del mundo.
 

Fuente: agencias