Ascienden a 72 los muertos por el supuesto bombardeo químico que ocurrió ayer en la localidad de Khan Sheikhun, en la provincia de Idleb, en el norte de Siria. Entre las víctimas mortales se encuentran 20 niños y 17 mujeres, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.


El Observatorio apuntó que algunos de los heridos en el ataque perpetrado por aviones no identificados presentaban síntomas de asfixia, vómitos y dificultades para respirar. Además, la ONG alertó de que en las últimas horas sucedieron nuevos bombardeos en el área controlada por rebeldes.


A petición de Francia y el Reino Unido el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy de urgencia para analizar el supuesto ataque químico.

 



El análisis de los síntomas de las víctimas de la localidad siria de Jan Shijún refuerza la posibilidad de un ataque químico, al mostrar su exposición a agentes nerviosos, dijo hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS). "La posibilidad de una exposición a un ataque químico se amplifica por la aparente falta de heridas externas de un grupo de casos mostrando la aparición rápida de los mismos síntomas, incluyendo incapacidad de respirar como la principal causa de muerte", afirma un comunicado de la OMS.



"En algunos casos aparecieron otros síntomas consistentes con la exposición a químicos organofósforos, una categoría de químicos que incluyen agentes nerviosos", agrega.



Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos consideró el bombardeo como un probable "crimen de guerra" y responsabilizó directamente al Ejecutivo del presidente sirio, Bashar al Assad. Sin embargo, Siria y Rusia negaron tener relación con el bombardeo y el Ministerio de Defensa ruso emitió un comunicado negando haber efectuado "ningún ataque en la zona en torno a la localidad" de 75.000 habitantes.

 

Fuente: Télam