El puente general San Martín, que une a Uruguay con Argentina y que estuvo cerrado por casi cuatro años por ambientalistas argentinos, fue bloqueado simbólicamente ayer, pero esta vez, por empleados públicos uruguayos que reclaman por sus salarios.

Los trabajadores de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) se presentaron tal y como habían anunciado en los accesos al puente, ubicado en Fray Bentos, unos 300 km al Oeste de Montevideo. En esta ocasión la movilización se saldó sin incidentes de ningún tipo y los trabajadores se limitaron a gritar consignas y repartir folletos a los conductores que pretendían cruzar el puente, sin impedir el tráfico.

Los funcionarios públicos reclaman a la Administración del presidente José Mujica mejores salarios y que se retomen las negociaciones interrumpidas debido a un clima hostil en las últimas semanas.

‘Más allá de todo, lo que nos sorprendió fue el aparato represivo que el Gobierno colocó en la cabeza del puente, un dispositivo casi de guerra para recibir a los trabajadores que iban a realizar la movilización, algo inusual en el país‘, se lamentó el secretario general de COFE Joselo López.

La fuerte guardia de seguridad en la entrada al puente generó malestar en los sindicalistas. ‘Nos quieren hacer pasar por piqueteros‘, dijeron, en clara alusión al corte de tres años y medio que mantuvo Gualeguaychú muy cerca, en territorio argentino, contra la instalación de la pastera Botnia. Fuentes: DyN, Télam