Cinco argentinos, entre ellos dos niños, murieron ayer y otra ocupante quedó gravemente herida cuando el auto en el que viajaban por una ruta del estado brasileño de Río Grande Do Sul chocó con un micro de pasajeros que circulaba en sentido contrario. El cónsul argentino en Uruguayana, Alejandro Massucco, informó que el accidente ocurrió cerca de las 8 a la altura del kilómetro 457 de la ruta BR290, en el tramo que une las localidades de Rosario Do Sul y Sao Gabriel, una zona muy transitada por turistas que visitan las costas del sur de Brasil. Allí, un Chevrolet Zafira conducido por Leticia Noemí de Buck, quien era acompañada por su esposo, Gustavo Ferraro y sus hijos, Matías Ferraro (18), Lucía Belén Ferraro (16), Andrés Ferraro (11) y Thiago Benjamín Ferraro (3) chocó de frente con un micro de la empresa brasileña Planalto, que viajaba en sentido contrario. El impacto fue tal que cinco de los ocupantes del auto fallecieron en el acto. Lucía Ferraro fue la única sobreviviente y quedó internada en grave estado en un hospital zonal. En tanto, el chofer del colectivo sufrió fracturas en las piernas y seis pasajeros fueron atendidos por lesiones leves, aunque recibieron el alta.

El cónsul argentino en Porto Alegre, Julio Devoto Martínez informó que la familia era oriunda de Santa Fe y que viajaba con unos amigos que iban en otro auto. Sobre las causas del accidente, el funcionario agregó que el auto con chapa argentina habría intentado rebasar a otro cuando se topó de frente con el micro. Guillermo Ciclione (43), amigo y vecino de las víctimas, contó a un diario brasileño que ambas familias se dirigían a Praia da Pinheira, en Santa Catarina, para pasar 15 días de vacaciones.