El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó este mediodía una nueva versión de su decreto migratorio, cuya primera versión había sido suspendida por la Justicia. La orden ejecutiva -que prohibe el ingreso de ciudadanos de seis países (Irán, Libia, Somalia, Sudan, Siria y Yemen)- es "anti-estadounidense", criticó el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.
 

 

"Hoy hay un nuevo decreto", había anunciado horas antes la asesora presidencial Kellyanne Conway durante una entrevista con la cadena Fox News, y agregó que el mismo entrará en vigencia el 16 de marzo.
 

La asesora del presidente confirmó que los residentes legales permanentes y quienes tengan visa vigente estarán excluidos del decreto, y también señaló que Irak está fuera de la lista de países afectados.
 

Según el nuevo texto obtenido por AP, aquellas personas de Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen que no tengan visas válidas actualmente no podrán viajar a Estados Unidos durante 90 días.
 

Conway no confirmó si se incluirían más países a la lista de vetados. La asesora dijo finalmente que los refugiados sirios serán ahora tratados como los demás refugiados.