La justicia de China condenó este lunes a la pena de muerte a una maestra que en el año 2019 envenenó a 25 alumnos del jardín de infantes en el que trabajaba y provocó la muerte de uno de ellos.

Según informó la CNN, el tribunal que la juzgó calificó sus actos como “despreciables”, “crueles” y opinó que “debe ser castigada severamente de acuerdo con la ley”.

El terrible hecho ocurrió en la mañana del 27 de marzo del año pasado, cuando la mujer, identificada como Wang Yun, puso nitrito en la comida de sus estudiantes. Esta es una sustancia tóxica, altamente cancerígena y que puede provocar problemas para respirar. Tras el allanamiento a su casa, los investigadores descubrieron que había había hecho la compra a través de Internet.

En diálogo con la prensa, el papá de uno de los chicos infectados explicó que aquel día recibió un llamado de la escuela en el que le informaron que su hijo se sentía mal. Cuando fue a retirarlo se encontró al pequeño desmayado y con la remera manchada de vómito. “Había otros chicos que también estaban pálidos y vomitaban“, recordó.

La maestra fue detenida y finalmente esta semana fue condenada a muerte. Cabe destacar que Wang Yun ya tenía al menos dos antecedentes con el veneno. El primero en 2017, cuando, en discusión con otro maestro, había planteado que “envenenar” a los alumnos era la mejor manera de controlarlos. Mientras que el segundo fue en 2017, y la víctima de aquel entonces fue su ex marido, quien estuvo a punto de consumir el veneno que ella le había puesto en la comida.