El papa Francisco llamó hoy a respetar el statu quo en Jerusalén y a dar muestras de "sensatez y prudencia", en momentos en que el presidente de Estados Unidos Donald Trump se dispone a reconocer la Ciudad Santa como capital de Israel este mismo miércoles.

 

"No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días" en torno a Jerusalén, declaró el pontífice argentino durante su audiencia semanal.

 

"Hago un llamamiento desesperado para que todos se comprometan a respetar el statu quo de la ciudad, en conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas", agregó.

 

Francisco dijo que estaba "profundamente preocupado" por los últimos acontecimientos, y declaró que Jerusalén es un lugar único y sagrado para cristianos, judíos y musulmanes y que tiene una "vocación especial para la paz".

 

"Rezo a Dios para que su identidad sea preservada y fortalecida en beneficio de la Tierra Santa, Oriente Medio y todo el mundo, y que la sabiduría y la prudencia prevalezcan para evitar sumar nuevos elementos de tensión en un contexto global ya convulsionado por muchos conflictos crueles", dijo Francisco.

 

Trump reconocerá el miércoles a Jerusalén como la capital de Israel a pesar de la intensa oposición árabe, musulmana y europea a una medida que trastocaría décadas de políticas estadounidenses y podría generar protestas violentas.

 

El mandatario ordenará al Departamento de Estado que inicie el proceso, que durará varios años, para trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a la ciudad santa, informaron funcionarios estadounidenses.