Un gendarme disparó accidentalmente su arma el martes durante un acto en el que participaba el presidente francés, François Hollande, y causó heridas leves a dos personas.

 

Según un vocero presidencial, se trató de un accidente: uno de los francotiradores encargados de proteger a Hollande tropezó al cambiar de posición y su arma se disparó. Los heridos, ambos en las piernas, son un camarero y un invitado al acto inaugural de la estación de Villognon, de la nueva línea ferroviaria de alta velocidad que unirá París y Burdeos.

 


Hollande estaba pronunciando su discurso bajo una carpa cuando se oyó una detonación. Testigos presenciales indican que nadie le dio importancia al ruido, aunque el propio Hollande interrumpió sus palabras para decir:  "Espero que no se trate de nada serio".

 

Más tarde se supo que había dos heridos. El presidente los visitó en el hospital mientras recibía explicaciones de los encargados de seguridad.

 

El disparo partió del rifle de un miembro de la brigada especial de la Gendarmería Nacional (PSPG) apostado como francotirador. El Elíseo afirmó que fue un accidente sin mayores consecuencias y que los dos afectados sufrían heridas leves causadas por esquirlas del proyectil.