El papa Francisco lanzó ayer un llamado por la paz para la "amada y martirizada Siria", por la "reconciliación en Tierra Santa" y por el fin de la "crisis política y humanitaria que oprime al pueblo venezolano", al dar su bendición de Pascua en el Vaticano.

"Y, hoy, nosotros pedimos frutos de paz para el mundo entero, comenzando por la amada y martirizada Siria, cuya población está extenuada por una guerra que no tiene fin", dijo desde el balcón central de la Basílica de San Pedro al dar el tradicional mensaje "Urbi et Orbi" ("A Roma y el mundo").

"Que la luz de Cristo resucitado ilumine en esta Pascua las conciencias de todos los responsables políticos y militares, para que se ponga fin inmediatamente al exterminio que se está llevando a cabo", reclamó.

Frente a unos 40.000 fieles que colmaron la Plaza San Pedro en el último día de celebraciones por la Pascua, Francisco incluyó en sus pedidos a los enfrentamientos en la Franja de Gaza entre sus pedidos.

"Invocamos frutos de reconciliación para Tierra Santa, que en estos días también está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos", reclamo.

Fuente: Efe