El asesinato de Fátima Aldrighetti, una nena de siete años que fue encontrada sin órganos dentro de una bolsa en un baldío al sur de la Ciudad de México, generó una ola de indignación en la sociedad. El crimen ocurrió a pocos días de otro impactante femicidio, el de Ingrid Escamilla, una joven de 25 años que fue despellejada por su pareja.

Cuando la encontraron en una bolsa de consorcio negra tirada en medio de escombros, Fátima estaba desnuda, con signos de tortura y sin órganos. El hallazgo ocurrió el sábado en la localidad de Tláhuac, al sureste de la capital. La nena había sido reportada como desaparecida el 11 de febrero.

Ese día, una mujer se la llevó a la salida de la escuela poco antes de que la fuera a buscar su madre. La chiquita tenía puesto su uniforme, pero la mujer le puso una remera y pantalones deportivos de color verde, y luego ambas subieron a una camioneta blanca, según se descubrió gracias a cámaras de seguridad.

La investigación se enfoca en identificar a la mujer que se aleja de la escuela con ella y las autoridades ofrecieron una recompensa de 100.000 dólares para cualquier información que ayude a su captura. "Solicitamos a toda la ciudadanía su colaboración, en caso de reconocer a la persona señalada y si cuentan con información sobre el paradero de esta persona", dijo el vocero de la fiscalía, Ulises Lara.

Este lunes, padres de familia de la escuela donde estudiaba Fátima exigieron justicia y mayor seguridad para los nenes y mujeres.Con carteles que rezaban "¡Justicia!" y "¿mañana quién será?", reclamaron que se esclarezca el asesinato.

"Yo quiero que me apoyen porque hoy fue mi hija, mañana puede ser la de ustedes", dijo la mujer al salir de las instalaciones del servicio forense de la capital. Luego, familiares y amigos se reunieron para velar a la niña en la casa de la familia, en medio de globos, velas y de flores, los asistentes al velorio montaron guardia junto al cuerpo de la nena.

El asesinato de Fátima conmocionó al país, dos días después de que cientos de mujeres protestaran en varias ciudades de México por el feminicidio de Ingrid Escamilla, una mujer de 25 años asesinada a puñaladas y luego degollada por su pareja en el norte de la Ciudad de México, hace poco más de una semana.

En medio de críticas por la cantidad de femicidios, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, atribuyó casos como la muerte de Fátima a la "descomposición social" que trajo "el periodo neoliberal".

"Se mide el desempleo, el crecimiento económico, se mide, incluso el número de homicidios, pero no se mide el grado de descomposición social que produjo la política neoliberal", dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina.

México registró 1006 femicidios en 2019, según cifras oficiales, aunque el número podría ser mayor pues existen deficiencias para tipificar el delito, según expertos.

Fuente: TN