Un hombre fue condenado a prisión perpetua al ser encontrado por la Justicia culpable del femicidio de su esposa, a la que asesinó de 300 puñaladas en la casa donde la pareja convivía, en la ciudad inglesa de Liverpool.

El crimen de Paula Leather, que tenía 56 años, fue cometido el 16 de noviembre de 2020 y su esposo, George, admitió haberlo hecho porque creía que ella le era infiel.

Como consecuencia del ensañamiento del femicida, el cadáver de la mujer sólo pudo ser identificado por un tatuaje que tenía y el reloj que llevaba puesto.

Le "destrozó la cara", dijeron los peritos que trabajaron en el caso.

Tras un juicio, un tribunal condenó a George Leather, de 60 años, a cadena perpetua. Para solicitar el beneficio de la libertad condicional deberá pasar 18 años en prisión.

Según las pruebas reunidas en el caso, el hombre acusó a su esposa de serle infiel durante una discusión.

"Dijo que fue a la cocina y agarró un cuchillo y comenzó a apuñalarla hasta que el cuchillo se rompió; hizo lo mismo con un segundo cuchillo y un tercero", relató el fiscal, Gordon Cole. Según el funcionario judicial, el femicida utilizó cuatro cuchillos.

La mayor parte de las heridas fueron provocadas en el rostro. El juez de la causa, Andrew Menary, que calificó el asesinato como "un episodio de salvajismo indescriptible y bárbaro", citó la prensa británica.

Fuente: Crónica