Un día después de que las fuerzas rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) anunciaran la conquista de la ciudad de Al Bab, último reducto urbajo del EI en la provincia de Alepo, se registró una explosión que dejó al menos 42 muertos en la zona.

 

El número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas porque hay varios heridos en estado grave, añadió Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
 

La explosión tuvo lugar junto a dos sedes de grupos rebeldes sirios, que luchan tanto contra las fuerzas del régimen del presidente Bachar al Asad como contra el EI.
 

El Observatorio negó que los insurgentes y las fuerzas turcas controlaran Al Bab, pero señaló este viernes que los yihadistas del EI se habían retirado de esta urbe, así como de los vecinos pueblos de Bazaa y Qabasín (al noreste de Al Bab).
 

Batallones del ELS y las tropas turcas comenzaron a rodear la ciudad de Al Bab el pasado 10 de diciembre, en el marco de la operación Escudo del Éufrates, que comenzó en agosto de 2016 y cuyo objetivo es expulsar de la zona tanto al EI como a las milicias kurdosirias.
 

Según la agencia EFE, Al Bab se sitúa unos 30 kilómetros al sur de la frontera turca y Ankara busca crear una franja "segura" al otro lado de su territorio.


Fuente: Télam