Militares israelíes dijeron este sábado que cuatro de sus soldados resultaron heridos, dos de gravedad, tras una explosión en la frontera de Israel con Gaza.
 

Los heridos fueron evacuados para ser tratados, agregaron los militares.
 

En respuesta, las Fuerzas Armadas de Israel dijeron que uno de sus tanques disparó contra un puesto de observación en el sur de la Franja de Gaza. Funcionarios palestinos dijeron que el blanco era del grupo terrorista Yihad Islámica y que no hubo muertos.
 

Fue una confrontación típica de la realidad vivida tras la guerra del 2014 establecida en la frontera volátil en la que Israel realiza represalias limitadas por cada provocación militar en Gaza.
 

La zona fronteriza generalmente ha estado tranquila desde la guerra, pero ha habido un aumento de violencia desde diciembre, cuando el presidente estadounidense Donald Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel.
 

Sin embargo, cualquier muerte del lado israelí podría desatar más respuestas violentas israelíes.
 

Israel responsabiliza al Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) por todos los ataques que salen de su territorio, independientemente de quien lo lleve a cabo.