Numerosas ciudades y monumentos del mundo apagaron este sábado las luces para la Hora del Planeta, un evento que recuerda la necesidad de actuar contra el cambio climático.

 

Personas de 170 países de todos los continentes participaron en esta cita anual para alertar sobre el calentamiento global causado por la combustión del carbón, el petróleo y los gases de los automóviles y plantas de energía.

 

La hora definida fue las 20.30 de cada país. La capital australiana dio la señal de salida.