Este año en la disciplina de reportaje fotográfico el ganador fue E. Jason Wambsgans por un potente ensayo en blanco y negro sobre un niño de diez años baleado en un tiroteo en Chicago.

 

En tanto, en la categoría “mejor fotografí­a de noticias de último momento”, ganó Daniel Berehulak. Una vez más el fotógrafo radicado en Ciudad de México volvió a ganar un Pulitzer (en 2015 recibió uno por una serie sobre la epidemia del Ébola en África), esta vez con un retrato impactante e inquietante sobre la lucha contra las drogas en las Islas Filipinas.