En medio de las polémicas, peleas y protestas de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro fue atacado a huevazos en plena calle, en la localidad de San Félix, en el Estado de Bolívar (sur de Venezuela), lugar considerado un bastión del chavismo.

 

Maduro había acudido al lugar para participar en la conmemoración del bicentenario de la Batalla de San Félix. El acto estaba siendo transmitido por cadena nacional de radio y televisión y se interrumpió de manera abrupta cuando se veía, en un plano abierto, a varios guardaespaldas trepar al vehículo descubierto que trasladaba al presidente para tratar de atajar o desviar los proyectiles.

 

Vídeos que circulan en las redes sociales muestran, desde otro ángulo, el momento en el que desde el público que rodea el vehículo se lanzan diversos objetos entre gritos de "¡Maldito!" y otros calificativos.